Industria 4.0

 

La Industria 4.0, término acuñado por el Gobierno alemán, ha sido definida como la cuarta revolución industrial, Industria inteligente o Ciberindustria, que corresponde a una nueva manera de organizar los medios de producción utilizando al máximo los recursos proporcionados por las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la cadena productiva:

Simulación: es la gran herramienta para la mejora de la productividad. El nuevo diseño de plantas industriales y la mejora de los procesos productivos de las actuales es infinitamente  más eficiente con esta metodología, basada en algoritmos y modelos matemáticos de análisis y predicción.

 

Internet de las cosas (IoT): objetos conectados que están cambiando nuestros entornos y las reglas del juego.

 

Realidad aumentada y Realidad virtual: afecta a asuntos tan sensibles como la formación profesional y el análisis de procesos industriales.

 

Impresión 3D y fabricación aditiva: una realidad creciente que está ya revolucionando la manera de comprar a nuestros proveedores y la cadena de suministro.

 

Big Data y/o Data Science: gestiona grandes cantidades de datos, tanto internos como externos que deberán estar muy bien controlados para el cumplimiento de las legislaciones vigentes.

 

Ciberseguridad: los ataques y secuestros informáticos están creciendo y se debe contar con la protección adecuada y coordinada con la legislación vigente.

 

Robótica e inteligencia artificial: las compañías cada vez van a disponer de más opciones para mejorar procesos basados en robótica e inteligencia artificial, pero todos estos avances deberán convivir con las realidades y legislaciones vigentes.

 

Cloud Computing:  el trabajo con bases de datos externas en la nube conlleva ahorros y eficiencias que deben cumplir con todos los requisitos sobre tratamiento y protección de datos, etc.